Barricada

Laureano Mairena “Lurio”: El heroico Capitán de los Guarda Fronteras

“Lo que podemos hacer es luchar y vencer… la sangre de los mártires no puede quedar así nomás, el pueblo es el que tiene que ayudar a la revolución”.

Doña Rafaela Aragón de Mairena, Madre del Capitán Laureano Mairena

El 24 de noviembre de 1982, hace  41 años en cumplimiento del deber a la Patria, en defensa de la Soberanía Nacional y la Revolución Sandinista, murió en combate el Capitán Laureano Mairena Aragón “Lurio”, quien era Jefe de las Tropas Guarda Fronteras del Ejército Popular Sandinista, mientras defendía el país del ataque de un destacamento armado somocista, que intentaba ingresar por la frontera hondureña, convirtiéndose desde ese momento en un héroe de la Revolución que dejó todo un gran recorrido de lucha y entrega de patriotismo.

El Capitán Laureano Mairena Aragón “Lurio”, nació el 5 de mayo de 1951 en el Municipio de Achuapa, Departamento de León, fue el séptimo hijo de once, que su madre Rafaela Aragón de Mairena procreó. Creció en un hogar humilde y de valores revolucionarios, quien a su corta edad siendo muy jóven, se identificó con las necesidades del pueblo nicaragüense, dónde su humildad y su origen campesino era un gran ejemplo de entrega para las generaciones de su tiempo.

En 1970 logra integrase a la Comunidad Cristiana de Base, ocasión que le permite establecer contacto con el Frente Sandinista de Liberación Nacional, en 1972. Una de las características de Mairena, que le llevaron a formar parte de las acciones revolucionarias, es que de pequeño conoció la lucha del General Augusto C. Sandino.

En 1973, se une al movimiento revolucionario, momento que le lleva a participar junto a los compañeros Elvis Chavarría y Alejandra Guevara en el Congreso de Jóvenes Cristianos Revolucionarios, efectuado en el Estado de Veracruz, México.

En 1977, viaja a Costa Rica a la escuela de preparación militar del Frente Sandinista de Liberación Nacional, en la que adquiere amplios conocimientos de tácticas combativas. A su regreso a Solentiname, comparte con los compañeros colaboradores de la zona, sus experiencias de combates.

En ese mismo año, Nicaragua daba inicio a una acción de vanguardia, la ofensiva ininterrumpida, llamada «Octubre Victorioso», proceso en el cual, Laureano Mairena participa el 19 de octubre en la toma del cuartel de la Guardia somocista, ubicado en San Carlos, Río San Juan.

El 2 de febrero de 1978, tiene operación en el ataque de los cuarteles de la Guardia en Rivas y Peñas Blancas, encabezados por los comandantes Edén Pastora y Gaspar García Laviana, en las columnas del “Frente Sur Benjamín Zeledón”.

Una vez, gestada la Revolución Popular Sandinista, el 19 de julio de 1979, las pretensiones por parte de militares de la ex guardia somocista, no cesaron; planeaban atacar al país desde Honduras, para apagar el proyecto revolucionario, sin embargo, este hecho no fue permitido, ya que, de forma rápida, Mairena y otros combatientes revolucionarios, logran fundar el Ejército Popular Sandinista (EPS), para garantizar la defensa de la soberanía nacional donde es nombrado como Jefe de Operaciones de Artillería.

Luego en el año 1980, Laureano Mairena viaja a la Academia de las Fuerzas Armadas General Máximo Gómez en Cuba, regresando a Nicaragua a finales de ese mismo año y el 15 de julio, fue ascendido al grado militar de Capitán y ubicado en la VII Región Militar.

Mairena, dispuesto a continuar con su lucha en defensa de la patria, con madurez guerrillera, en 1981 asume el cargo de Jefe del Destacamento Fronterizo de las Tropas Guarda Fronteras Álvaro Diro y Méndez, en Ocotal, Nueva Segovia. A partir de ese entonces, el capitán Mairena tiene la misión de detener toda agresión que viniera de los militares somocistas que se ubicaban en la frontera de la zona norte del país.

Ante la inminente invasión que sufrió Nicaragua, en un fuerte operativo, el Capitán Laureano Mairena cae en combate, en la comunidad de Yumpalí, Jalapa. Por su cumplimiento en defensa de la Soberanía Nacional, es ascendido póstumamente al grado de Sub-Comandante del Ejército Popular Sandinista.

El Comandante Daniel Ortega otorgó póstumamente al Sub-Comandante Laureano Mairena, la Medalla de Reconciliación y Paz “Cardenal Miguel Obando y Bravo” a través del Acuerdo Presidencial N° 122-2010.  Reconocimiento dedicado a “… quien con su trabajo, lucha y esfuerzo logró contribuir al clima de establecimiento de paz, unidad y reconciliación de la familia nicaragüense”.

El Sub Comandante Laureano Mairena – Jefe de las Tropas Guardas Fronteras de las Segovias, murió con la certeza y la esperanza que su sacrificio sería la inspiración de hombres y mujeres, de estudiantes y campesinos, niños y niñas. Con esa misma Fé, su madre dijo en su testimonio: “Lo que podemos hacer es luchar y vencer… la sangre de los mártires no puede quedar así nomás, el pueblo es el que tiene que ayudar a la revolución”.

Hoy, somos miles y miles de nicaragüenses, la gran mayoría, hermanos y hermanas, que, comprometidos con la esperanza y la revolución, trabajamos en conjunto por esos ideales revolucionarios, defender la dignidad y la soberanía nacional, dejando los intereses personales por el colectivo, nuestro pueblo.

Su humildad, su origen campesino y su valor, siguen siendo un ejemplo para las actuales generaciones de militantes sandinistas.

¡Sub-Comandante Laureano Mairena! Presente. Presente. Presente

¡Honor y gloria a nuestros héroes y mártires!, quienes ofrendaron con su vida para que hoy Nicaragua sea un país libre, soberano e independiente.

Te puede interesar: Mensaje al Compañero Nicolás Maduro Moros en ocasión de su Aniversario Natal